¿Debería Estudiar Danza?

Con el regreso a clases a la vuelta de la esquina también llega un periodo de incertidumbre y confusión para muchos jóvenes que deberán decidir un camino profesional. Es normal que te sientas abrumado por tomar una decisión que afectará de una u otra forma el resto de tu vida, pero no tengas miedo de seguir aquello que te apasiona. Si estás considerando convertir tu pasión por la danza en una carrera, te recomiendo leer este blogpost.

Si has pensado que la danza podría ser un camino profesional, lo primero que debes tomar en cuenta es que debes ser honesto contigo mismo pues la verdad (voy a romper un poco la burbuja) la danza no es una carrera para todos.

Sinceramente es una industria muy competida y es cierto que muchos bailarines requieren de mucho más que talento para destacar y construir una carrera estable o satisfactoria. Puede ser que ames la danza y que tengas una técnica increíble, pero asegúrate de que amarás también el trabajo duro, arduas horas de ensayos no programados, el cansancio, el rechazo y todo aquello que implica hacer de tu pasión un trabajo.

Habla con tu maestro de danza.
Es muy probable que le dé gusto que quieras continuar de forma profesional y podrá ser tu guía y referirte a escuelas, maestros y expertos que podrán ayudarte a decidir si la danza profesional es lo tuyo. Pero también pídele que sea honesto contigo, cuéntale tus metas y aspiraciones a futuro y permite que te indique qué aspectos debes mejorar para lograr tus objetivos.

Abre tu mente.
Es muy probable que tu meta sea convertirte en un gran bailarín, pero la carrera en danza no es sólo bailar. Toma tus clases teóricas y de producción muy en serio, quizás puedan ser tu camino al éxito. No te cierres a ensayar pasos únicamente, aprovecha la oportunidad para aprender docencia, terapia física, producción teatral, iluminación, vestuario, cine, comunicación, diseño, artes visuales y cultura. Si ingresas a alguna universidad, una buena opción es tomar clases en administración, negocios y marketing como complemento a tu educación. Otra buena opción es realiza tu servicio social o prácticas profesionales en casas productoras, casas de cultura, museos o actividades que llamen tu atención.

La danza no es todo.
Los bailarines profesionales siempre manejan horarios un poco caóticos (sobre todo en temporada de funciones), pero no dejes que el mundo de la danza te consuma. Nutre tus otros intereses tomando clases o participando en actividades grupales, voluntariados y conferencias. La inspiración a veces no llega en el salón de danza. Sal, despéjate y diviértete; ve a conciertos, museos, eventos deportivos, etc.

Cansancio físico y emocional.
La danza como cualquier otra carrera maneja niveles de estrés y, además, deberás estar preparado emocional y mentalmente para el rechazo. Te aseguro que pasarás por varias audiciones donde la respuesta será no, y es muy probable que debas aprender a organizarte con varios trabajos al mismo tiempo. Trabajar y estudiar es posible, pero requiere de una gran determinación, compromiso y disciplina.

Manténte en contacto.
Recuerda que tus familiares y amigos pueden tener otros intereses más allá de la danza, manténte en contacto con ellos y participa en sus actividades. Recuerda que un círculo variado de amigos puede darte acceso a recursos y contactos que podrían inspirarte y apoyarte con tus proyectos artísticos a futuro.

Háblalo con tus padres.
Una cosa es cierta, tus padres siempre querrán lo mejor para ti. Después de investigar las posibilidades y diferentes vertientes de carreras que puedes lograr con un título en danza, acércate a tus padres y exponles tu interés por seguir esta carrera. Ofréceles datos duros, concisos y explícales por qué es importante para ti. Al final asegúrate de agradecerles su apoyo.

Si estás indeciso entres dos carreras…
Analiza los pros y contras de cada una, pero no olvides que eres capaz de organizarte y seguir bailando aunque no sea de forma profesional. Por suerte, actualmente muchas universidades ofrecen clases y talleres culturales o bien, cuentan con un área difusión cultural que puede guiarte y otorgarte descuentos para clases de danza.

También dedica un tiempo para investigar sobre cursos de verano. En la CDMX podrás encontrar una amplia gama de estudios y compañías que tienen cursos intensivos con maestros y coreógrafos invitados, algunos de ellos internacionales.

Si no decides continuar con un camino profesional en danza, nunca olvides que la danza te ha dado otras habilidades que podrán ayudarte con cualquier carrera profesional que decidas emprender: te ha dado disciplina, te ha enseñado a trabajar en equipo, te ha dado fuerza física y emocional, creatividad, habilidad de comunicación y resolución de conflictos; así que no temas y aventúrate a lo desconocido y descubre nuevas pasiones.  

Síguenos:

1 thought on “¿Debería Estudiar Danza?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook
Twitter
Follow by Email
RSS
Google+
http://www.danzartico.com/deberia-estudiar-danza">
LINKEDIN