Cuerpos Que Hablan

Mientras pensaba en cómo darle continuidad a mi colaboración en este bello espacio, y después de comenzar con algunas investigaciones para este efecto me encontré con una sorpresa que, como dicen por ahí, ni mandada a hacer: la serie documental We Speak Dance (de Netflix) estrenada en enero de este año; la cual fue ideada, realizada y conducida por Vandana Hart, bailarina, activista y exconsejera de la ONU.

Pero antes de darles detalles técnicos de la serie, me gustaría compartir algunas ideas que venía corporalizando y conceptualizando antes de verla y que terminé por confirmar: los cuerpos hablan.

Hace algunos años me adentré en las profundidades de los estudios de la antropología del cuerpo, y la primera maestra que tuve en este proceso siempre abría las clases con esa frase: “los cuerpos hablan”, pero me tomó cierto tiempo comprender realmente qué quería decir. Creo que para todos es evidente que un cuerpo comunica, a través de la pose, el gesto, la presencia, etcétera; pero lo menos evidente de los cuerpos hablantes es que éstos también hablan a través del movimiento, crean conexiones y aprenden de otros cuerpos.

Los cuerpos hablantes, empiezan a comunicarse mejor cuando bailan y bailar es otra forma de conocer ideas, rutinas, rituales; conoces también a la gente que hace estas cosas aunque el encuentro del baile se limite en el tiempo a una sola pieza musical.

Estamos acostumbrados a tradiciones filosóficas y religiosas que superponen la mente al cuerpo, toma tiempo acostumbrarnos al hecho de que nuestras sensaciones, emociones y sentimientos son igual de importantes que aquellas cosas que producimos con la razón. No sólo se trata de cuidar nuestra dieta o cambiar nuestros hábitos, se trata también de hacer consciencia sobre el cuerpo que somos y que habitamos; de lo que ello significa en el mundo o para el mundo. Se trata, sí, de hacer política, de plantarte como lo que encarnas y de sortear los obstáculos que tengas que sortear por ser como eres; de reconocer que nuestros cuerpo son importantes.

La vida de Vandana Hart -directora de estos documentales- se trata de conocer el mundo bailando y yo estoy muy envidiosa de ello. Pero We speak dance no es solo un programa de viajes y exotización de lugares remotos, es más bien un intento por reflejar un poco de las sociedades que se visitan.

Los cuerpos saben presentir. Desconfiamos de los presentimientos porque no siempre tenemos la seguridad plena de que, en efecto, lo que estamos presintiendo es cierto, pero no podríamos estar más equivocados en el camino si no le hacemos caso a la brújula que es el cuerpo que somos. Somos experiencia acumulada de miles de años. Ahí está, ahí la tenemos, sólo hace falta saber escuchar, saber mirar, saber tocar, y hasta el saber decir.

Nos sorprenderíamos al descubrir  lo que los cuerpos saben decir, si tan sólo perdiéramos el miedo a hacer el ridículo. Bailar puede ser algo que se aprende en un salón, en un horario determinado y con algunos compañeros; pero bailar también puede ser un impulso en tus caderas y un ritmo en tu respiración, algo que si le permites salir, podrías aprender a decir.

Al parecer la serie tendrá continuidad, pero por ahora la primera temporada tiene apenas 6 capítulos donde visitamos Nigeria, Vietnam, Líbano, Bali y París, y es una delicia. Puedes disfrutarla vía Netflix y estoy segura te pondrá a bailar.

Texto por Ale Vera.
Imágenes cortesía de We Speak Dance (Netflix, 2017)

Síguenos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook
Twitter
RSS
Google+
http://www.danzartico.com/cuerpos-que-hablan-danza">
LINKEDIN