Ballet Boys

Hace unas semanas la presentadora Lara Spencer del programa de Good Morning America causó polémica al burlarse del Príncipe Jorge de Inglaterra por tomar clases de ballet como parte de su currículo escolar. Como respuesta cientos de bailarines, liderados por Robbie Fairchild ex-primer bailarín y coreógrafo del New York City Ballet, Travis Wall coreógrafo del show SYTYCD, Fabrice Camels, Alex Wong, Sam Quinn y Charlie Williams bailarines y performers usuales en las grandes producciones de Broadway, se reunieron en Times Square para realizar una clase abierta de ballet y demostrar su apoyo al Príncipe Jorge y a todos los niños, jóvenes y hombres que han elegido hacer danza. 

Y es que no se trata únicamente del ballet, sino de la danza como un todo. Siempre ha habido un estigma ante los bailarines masculinos. Escuchar prejuicios machistas, sufrir bullying, y enfrentarse a las burlas parece ser un proceso obligatorio en la vida de aquellos hombres que decidan pisar un salón de danza alguna vez en su vida. 

Lo curioso de todo este asunto (y que mucha gente ignora) es que los hombres son una parte fundamental en la historia del desarrollo de la danza y del ballet, incluso, opacando la participación de las mujeres. Basta con remontarnos a la historia de la creación del ballet en la corte del Rey Sol, y es que el que se consideraría uno de los hombres más poderosos e influyentes de su época era un ávido practicante y amante de la danza. 

Desde entonces y hasta la fecha la mayoría de las compañías de danza al rededor del mundo han sido guiadas por directores artísticos masculinos y el repertorio, tanto clásico como contemporáneo, ha sido construído en su mayoría por piezas coreográficas hechas por hombres. Grandes figuras del cine clásico de Hollywood, como Gene Kelly y Fred Astaire, así como de Broadway se destacaron por sus dotes de bailarines y por la creación de masivas puestas en escena; vaya, hasta íconos de la cultura pop como Elvis Presley y Michael Jackson son -en gran parte- recordados por sus pasos de baile. 

A pesar de esto, una de las mayores problemáticas en la danza continúa siendo los prejucios a los que se enfrentan los hombres que la practican. Las burlas, como las que se hicieron en el programa de Good Morning America, parecieran ser parte obligatoria de la formación de los bailarines masculinos quienes desde muy temprana edad deben enfretarse al bullying de parte de sus compañeros en la escuela, e incluso, de sus propios familiares lo que hace que gran cantidad de los niños que decidieron en algún momento iniciarse en la danza terminen por abandonar la disciplina. 

En pleno 2019 aún existe una resistencia de la sociedad hacia fomentar la sensibilidad en sus hombres. Los chicos se enfrentan a la idea errónea de que el ballet fomenta la homosexualidad, a pesar de que en otros frentes sociales este estigma comienza a eliminarse, cuando se trata del mundo de la danza, sigue siendo un gran obstáculo que frena a muchos padres de apoyar a sus hijos. 

Además, existe una extraña asociación entre los términos sensibilidad y debilidad. Vivimos en una sociedad que favorece la aparente fuerza frente la expresión artística lo que relega las actividades culturales dentro de los programas educativos por lo que este problema se extiende no sólo a los chicos que quieren aprender danza, sino también a aquellos que quieren involucrarse en actividades de arte, música o actuación. Esto deriva en que los chicos bailarines se enfrentan a un panorama en el que hay un nulo conocimiento sobre el entrenamiento de un bailarín, el cual en realidad es equiparable a un atleta de alto rendimiento, además de la persistente creencia de que las artes son sólo pasatiempos y no una profesiones.

Es una época irónica y difícil para los hombres que quieren practicar danza, atrapados entre el constante recordatorio de “luchar y vivir por tu sueño” y la realidad de tener que luchar, defender y enseñar los tantos beneficios del arte que aman.

L✨

FOLLOW / SHARE:
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

FACEBOOK
TWITTER
EMAIL
PINTEREST
LINKEDIN
INSTAGRAM